Acceder

Tu carrito

No hay productos en el carrito.

0

Cómo tomar apuntes: los 6 mejores métodos

En este artículo te explicaremos cómo prepararte para tomar apuntes en clase, y te enseñaremos algunas técnicas para  aprovechar al máximo tus apuntes después de clase.

Prepárate bien antes de llegar a clase

Antes de ir a clase, asegúrate de haber leído (o al menos hojeado) todas las lecturas asignadas previamente por tu profesor. Incluso si no tienes una lectura asignada, intenta familiarizarte con el tema antes de llegar a clase para saber qué esperar.

Los estudiantes que se leen los apuntes antes de llegar a clase suelen mostrar una mayor comprensión de los mismos que los estudiantes que no se los leen.

Además, no te olvides de preparar todas las cosas que necesitas para aprender de manera efectiva. Asegúrate de tener varios lápices (o alguna mina de repuesto), una libreta, bolígrafos, subrayadores, notas adhesivas, tu libro de texto y tu ordenador.

Recuerda comer antes de ir a clase, las manzanas, las galletas saladas y el queso, o incluso ciertas barras energéticas, son buenas opciones. Te dejarán lleno por más tiempo, asegurando que el hambre no te distraiga.

La mentalidad de tomar apuntes

La otra cosa que debes poner en orden antes de ir a clase es tu cerebro. Cuando estás de buen humor y con una actitud positiva, es mucho más probable que aprendas.

Presentarse todos los días con una actitud (más o menos) positiva, hacerte amigo de un compañero de clase con el que puedas estudiar y prestar atención a la clase.

La actitud lo es todo.

Los 6 mejores métodos para tomar apuntes

Ahora que estás listo para tomar apuntes, hablemos de algunas técnicas populares. Todo el mundo tiene una forma ligeramente diferente de aprender, y ciertas materias se prestan a estilos diferentes.

No tengas miedo de experimentar con diferentes técnicas para encontrar la adecuada.

Estructurado: el esquema

Esto es para las personas que les gusta la simplicidad. Es una de las formas más fáciles de tomar apuntes, y es bastante natural para la mayoría de personas.

Cuando tomes tus apuntes, comienza eligiendo cuatro o cinco puntos clave que se cubrirán en la clase. Debajo de esos puntos, escribe algunos puntos secundarios más detallados sobre cada tema a medida que el profesor los cubra.

Si tomas apuntes de esquema a mano, asegúrate de dejar suficiente espacio en cada página para que tengas espacio para todos los puntos secundarios. 

Este es un enfoque excelente y simple para tomar apuntes. Te ayudará a seguir y prestar atención durante la clase, pero puede ser abrumador revisarlos más tarde.

Para ayudar a revisar este tipo de notas, trata de leer cada punto principal y resúmelo tu mismo sin mirar demasiado los apuntes. Úsalos para evaluar cuánto sabes realmente en lugar de simplemente volver a leerlas una y otra vez.

Para revisión: El método de Cornell

El Método Cornell es una forma bastante buena de dividir los apuntes si deseas aprovechar al máximo tu tiempo.

En este método, se divide el trabajo en tres secciones: notas, pistas y resumen.

Tu sección de notas es para los apuntes que tomas durante la clase. Puede estructurarlos como desees.

Escribe en la sección de señales ya sea durante o inmediatamente después de la clase. Esta sección se puede completar con los puntos principales o las posibles preguntas del examen. Usa esta sección para darte pistas que te ayuden a recordar ideas más importantes.

Puedes escribir tu sección de resumen directamente después de la clase o más tarde cuando estés revisando tus apuntes. Utiliza esta sección para resumir toda la lección.

Mantén tus secciones de referencia y resumen lo más simples posible. Sin embargo, siéntete libre de llenar la sección de apuntes con garabatos, diagramas, referencias de páginas y cualquier otra cosa que necesites para representar adecuadamente el material presentado en clase.

En profundidad: el mapa mental

El mapa mental es una excelente manera de tomar apuntes para tipos específicos de temas. Materias de clase como leyes, historia y filosofía que tienen temas entrelazados o ideas complejas y abstractas son perfectas para este método. Usa el mapa mental para entender cómo se relacionan ciertos temas o para profundizar en una idea en particular.

Puedes comenzar con el concepto principal en el centro y luego dibuja “nodos” de todas las cosas que se deriven de él. 

Luego, profundiza más y agrega subconceptos más pequeños en cada rama. Cosas como fechas, fórmulas, hechos de apoyo y conceptos relacionados son excelentes ramas. 

Holístico: apuntes de flujo

Este método para tomar apuntes es excelente para los estudiantes que buscan maximizar el aprendizaje activo dentro del aula y minimizar el tiempo de revisión posterior. El objetivo de los apuntes de flujo es tratarte a ti mismo como el estudiante que eres, y no como una máquina de transcripción de clases.

Anota temas, dibuja flechas, haz pequeños garabatos y diagramas y gráficos. Comprométete con el material. Intenta aprender activamente mientras escribes.

Precaución: si bien este método es excelente para aprender en el momento, puede ser difícil revisar los apuntes de flujo más adelante. Si eres un aprendiz auditivo y visual y retienes mucho de lo que aprendes de tus conferencias, tal vez eso te funcione. De lo contrario, intenta emparejar tus notas de flujo con el método de Cornell para que sean más fáciles de revisar para los exámenes.

Fácil: escribir en diapositivas

Este método es para personas perezosas… ¡y no hay nada de malo en eso!

Es súper efectivo, y es fácil.

Si tu profesor tiene la amabilidad de proporcionarte las diapositivas que está usando en sus clases, imprímelos. Las diapositivas te dan ventaja en el proceso de esquematización. ¡El profesor ya hizo el trabajo por ti! Todo lo que tiene que hacer es tomar apuntes y ampliar los conceptos clave ya presentados en las diapositivas.

También funciona muy bien, porque luego puedes mirar la diapositiva y más o menos recordar de qué estaba hablando el profesor cuando llegó a esa diapositiva. Es como tener un tutorial paso a paso de la lección, ¡y apenas tuviste que hacer nada para entenderlo!

Visual: diario de viñetas

Si te gusta mucho la estética, te gusta hacer garabatos o eres un aprendiz particularmente visual, este método podría ser el mejor para ti.

Convierte la página en blanco en una hermosa representación de tu proceso de pensamiento. Intenta usarlo para combinar diferentes aspectos de otros estilos de toma de apuntes.

Puedes tener una página dedicada a los mapas mentales, otra dedicada a los apuntes de flujo e incluso hacer un garabato de un superhéroe. Es tu diario de viñetas. ¡Haz lo que quieras! ¡Es tu diario!

Este método tiene inconvenientes. Puede ser difícil tomar notas rápidamente. El objetivo del diario de viñetas es mantener tus apuntes organizados y atractivos, lo que puede ser difícil cuando escribes información lo más rápido posible.

Una forma de combatir esto es tomar apuntes durante la clase en un esquema o usando algún otro método, y luego organizarlas más tarde en tu diario de viñetas como una forma de revisión.

¿Tienes niebla mental?

¿Te suena familiar esta situación? Estás en medio de una tarea o una conversación cuando, de repente, tu cerebro parece sufrir un cortocircuito. Tal vez olvidas

Leer más »

Los Tedax de la Guardia Civil

Los Tedax de la Guardia Civil son especialistas en detectar, neutralizar y desactivar artefactos explosivos, incendiarios, radiactivos, biológicos y químicos, así como el estudio y

Leer más »